domingo, septiembre 3

Cosas que nunca pasaron

Tal vez era un día normal, había pasado algún tiempo desde la ultima vez que había tenido una relación seria.

Recién regresábamos de Isla del Padre, habíamos pasado un excelente Spring Break, como esos que a mis amigos les encanta. Era nuestro regreso triunfal a la semana santa mexicana. Tuxpan no nos ofrecía lo mismo, pero ese sentimiento de regreso al confort nos calmaba un poco la testosterona que traíamos por dentro.

Seguramente ahí te vi por primer vez, junto a un grupo de conocidos a los cuales no pararía a saludar, y no por fresa, sino porque son solo eso… conocidos a los que me limito a saludar de lejos (o de cerca si tropezamos).

Tal vez fue tu seguridad, o tu belleza… o tu estilo lo que llamó mi atención; ahora, en retrospectiva no se si fue una o la mezcla de las tres lo que me cautivo en el preciso momento en el que te mire. Estoy seguro que mi cara denotaba cierto grado de arrogancia, tal y como acostumbra mi yo interno a hacerlo cada que cruzo la mirada con una niña a la que le acabo de colocar una etiqueta que dice: “out of your league”.

Si, te miré seguramente algunas veces más, y pregunté quien podría ser la niña del bikini rosa. Me dieron los pormenores familiares y tu ascendencia; yo asumí credulidad, y fingí indiferencia, mi pregunta era simplemente de cultura general.

Regresé a mi zona de confort, rodeado de mis amigas de siempre, y les comenté que había visto una niña en un bikini rosa, ellas no se preocuparon, sabían que no era gran cosa.

Regresamos a Poza y pasaron por mi; Ale acostumbraba a hacerlo y Miriam la acompañaba religiosamente. Íbamos a divertirnos al antro.

Sin problemas pasamos la “cadena” del antro, las mismas personas en la mesa, en la zona, en el antro. Todo era igual, pero sabía que te tenía que buscar. No te buscaba con algún interés, simplemente quería volver a verte.

A lo lejos vi a uno de tus familiares, y en una platica casual quise obtener la información que nunca obtuve, no porque no me la haya querido dar, sino porque no la quise preguntar; decidí dejarlo como algo que pasó, simplemente unas miradas que se cruzaron en un día cualquiera.

Te vi muchas veces, tal vez más de las que hoy estoy dispuesto a escribir. Algunas veces nuestras miradas se cruzaron, o eso fue lo que yo quise creer; tal vez tu solo mirabas el mundo, mientras yo… tenía mis ojos puestos en ti.

2 Comments:

At 10:11 a. m., Blogger MoNo Blog said...

uuuuf que rico sentir eso, el que pasará, me estará viendo???
Hay personas que llaman tu atención sin hacer si quiera nada, solo siendo ellos mismos... aaaah que rico carambas!!!

 
At 11:09 p. m., Blogger Mex.Bad.Ass said...

woow! que frase señores! tal vez tu solo mirabas el mundo, mientras yo… tenía mis ojos puestos en ti.

 

Publicar un comentario

<< Home