miércoles, mayo 16

Traumas infantiles

Primero nos discriminaban formándonos por estaturas (y dejando en evidencia al más enano del salón, el cual regularmente era yo); además que por razones obvias (para los maestros) nos acomodaban según nuestras “capacidades escolares” a la hora de colocarnos en tal o cual salón.

Yo toda la primaria fui en el “A”, porque en el “B” iban los burros… jajaja, pero la mayoría de mis amigos estaban en el “B” (en los primeros años), es más Toño tuvo que esperar a 4to para que lo cambiaran al “A”. Yo me recuerdo en primero de primaria moviendo mis influencias (llorando) para que me cambiaran de salón, pero eso no funcionó.

En la secundaria mi mamá tuvo que hablar con la directora para que me cambiaran al “B”, porque ninguno de mis amigos estaba en el salón que me pusieron. El problema vino cuando me cambiaron a Querétaro, en esa secundaria salesiana, tenían un método científico de colocación de los alumnos con base en sus resultados mensuales. Así, era muy probable que el primer tercio de los alumnos más destacados en cuanto a calificaciones estaban en el “A”, a mi, por espacio y haber entrado tarde al ciclo escolar me mandaron al “C”.

Era nerd… era matado… era Doogie Howser M.D., era el consentido de los maestros… y no estaba en el “A”. Recuerdo con mucho cariño a los del “A” mirándome por encima del hombro por ser del “C”, a los de mi salón odiándome por ñoño, una de las peleas en las que me vi involucrado, cuando el “patiño” del salón quiso cambiar de lugar conmigo. Si, hubo golpes, si, hubo sangre, y si, hubo una semana de suspensión (pero no fue sangre mía, y no fui yo el suspendido) y esa fue la manera en que me gané el respeto de mis compañeros. Podía ser el más pequeño tanto de edad como de estatura, pero estaba dispuesto a pelear un lugar digno dentro del alumnado.

Hoy desperté recordando mis épocas de primaria… y pensando que gracias a eso soy más empático que el grueso de la población (sin albur).

3 Comments:

At 11:46 a. m., Anonymous Paoli... said...

y yo que inspiradisima habia puesto un comentario de las tardes en el depo jajaja.
Pero en fin, como ya no me acuerdo que puse nos quedaremos con esto.

Un beso por la sonrisa de los "años maravillosos" (digo, ya que recordaste a doogie)

 
At 1:48 p. m., Blogger gil said...

maldición!!! tenia un buen de no pasar por aqui y me voy enterando que fuiste a ver a Muse!!! Ni fan eres wey y yo si y no alcancé boleto, maldito cerdo capitalista!!! Y ahora irás a ver a Snow Patrol, cuando yo tenia boleto para el que se canceló y por el trabajo se cruza con fechas que no podré ir, maldición de nuevo! Te maldigo Quack!!!

pasando a otros temas, saludos, buen post de "happy ever..."
ah! y con tu post de hoy m acordé que a mi hermano le decían "Doogie" jejeje, solo que no se si era porque se parecía al de la serie u otra anécdota negra...
saludos.

...ah si, ya quita la verificación de palabra, quita mucho tiempo y me hace enjabonar. gracias.

 
At 1:54 p. m., Blogger gil said...

total que por leer los otros posts ya no te puse nada de este.
esas anécdotas del salesiano no me las sabía, entonces supongo que por eso te juntabas con "el pato" jajajaja... que fue de se wey? bueno, recuerdo que una vez, nos invitaste a jugar fut a las canchas de salesiano, que creo no'mas nos hicimos weyes porque no hubo con quien mas jugar, que de haber sabido nos hubieramos ido a la cancha de rapido que está enfrente. a mi en 5° de primaria me toco el "b", el "a" era de los ñoños y los mariquitas, el "b" era de los chingones. ya en secundaria me tocó 1°e, 2°d y 3°d, donde estabamos los meros meros, fué el unico grupo que en 3 años no lo disolvieron y los que en 3° quedamos como campeones invictos de futbol en todo el año, ahuevo, los del "a" siempre han sido y serán los ñoños, noño!
jajaja, saludos!

-y de nuevo, quita por favor esa verificación de palabra.

 

Publicar un comentario

<< Home