viernes, mayo 19

Unos hijos de la chingada

Los recuerdo mucho, en esta época lo hago más que de costumbre, creo que simplemente me hacen falta.

A Ale la conocí porque era la novia del mejor amigo de una amiga, hemos cenado tacos muchísimas veces, la han confundido con mi novia innumerables veces, pero la verdad es que entre los dos no podría haber nada… a ella le gustan los feitos (ni hablar –jajaja-); pero si hay algo que me hace recordarla con más cariño son sus llamadas a mi celular en los “peores” momentos, una vez me salvó de “tener sexo” (lo se, hay que apagar el celular, pero si mi abuela me marca y no le contesto se pone “punk”). Una vez entramos al antro solos, pedimos una botella de litro de Whisky y venía con 2 cocas de lata y 2 aguas minerales, sobra decir que nos sobró media coca y media agua mineral, y la botella se había terminado; esa noche terminó en un “besito” que le dio a mi coche con el suyo, y en que la llevara a su casa en su coche, y me regresara caminando al antro por el mío.

Nadie tiene más derecho a tocar/aplastar/patear/apretujar/pellizcar mis nalgas (si, nalgas, las pompas son de jabón) que la Polla, ella fue la primera en declararlas territorio Pollil. Su marido me odia(ba), creo que es con la amiga que más veces me he peleado y contentado en toda mi vida. Si hay una amiga a la que se tiene que mantener, cuidar, procurar y visitar, esa es ella.

Naz es el ejemplo a seguir el 90% del tiempo, el 10% restante está deprimida sintiendo que el idiota de su exmarido tiene una vida más feliz que la suya, y con una persona mejor que ella. Nada mejor que una madre soltera con un bebe precioso chambeando duro y siendo feliz. Recuerdo mucho nuestras idas a patinar, los desayunos en su casa, mis visitas nocturnas que acaban a altas horas de la madrugada (3-4) y la casa de la playa; donde su hijo casi me ahoga una vez.

Solamente a Melón se le resbala la vida con esa alegría. Si no tienes cuidado te puede armar un chisme, pero nada como tenerla ahí para decirte que eres un pendejo, aún cuando ella haya hecho exactamente lo mismo que tú.

Toño ya no vive aquí, lo veo una vez al año, y a veces solamente unas horas. No se conecta al MSN, y sus correos llegan cada Corpus y San Juan. Creo que hablo más veces al año con su mamá, que con él. El día que muera, él deberá de ser la primera persona en saberlo. Recordarlo a él es recordar toda una vida llena de actividades, lágrimas, fiestas, películas, pedas, pijamadas, viajes, niñas en vestidos azules; etc. Recuerdo nuestras pláticas nocturnas sobre nuestros amores de primaria/secundaria/prepa.

Si hay un colombiano en esta vida que respeto… no será él, porque se nacionalizó. No puedo desayunar en vacaciones si no pasa por mí. Un spring break no sería lo mismo sin él; sólo con él pasaría un día entero (casi) en el hospital esperando que le pongan una ferulita en dedo chiquito del pie mientras nuestra acompañante acapulqueña nos espera en el hotel. Aunque algunas mujeres de la vida galante dicen que él es puro pinche pantalón, se le estima por lo que es… puro pinche pantalón.

Si existe un Gurú… ese sería Alan, nada como sus historias, conocimientos banales, instructivos y tips. Aunque su novia lo acapare… sabemos que algún día regresará por el buen camino. Siempre estamos ahí para él, por si un día decide dedicarnos más de los 15 minutos que se hace de espacio para sus amigos (entre palo y palo).

2 Comments:

At 3:36 p. m., Blogger MaJaDeRiA said...

jejeje, los amigos de uno siempre seran unos "hijos de la chingada", pero son los amigos de uno, y pobre del que se meta con ellos...

Este post me revivio la nostalgia....por que cuando se te da la gana escribes tan bien...pinche pato.

ahh y no entendi lo del pantalon...

 
At 11:29 p. m., Anonymous Lucesita said...

Si claro y a los demás que nos cargue la fregada... prrr!!!

 

Publicar un comentario

<< Home