viernes, abril 21

Lo se, lo siento… pero ya regresé (creo).

Después de mil historias, las cuales serán contadas poco a poco para no abrumarlos con un MEGA post de regreso. Sobrará comentarles que casi muero intoxicado por unos tacos en Perisur, que me atacó un escorpión mientras hacía mis necesidades fisiológicas (no, no estaba durmiendo), que se rompieron relaciones diplomáticas, que vacacioné y regresé al Via Crucis (aunque se suponía que esas fechas ya habían pasado).

Rescatable y de noticia urgente a mis muy estimados lectores: “Mami, soy tu vaquero(8)”.

¿Poza en semana santa? Equis, pero bien. Ale me acompañó a cenar en algunas ocasiones, Alan se puso fresa y nunca lo vi, Arian (mi sobrino) me orino en la playa mientras yo le hacía su castillo con piscina integrada.

Y claro… fui el promotor de teiboleras para una despedida de soltero. Yo las propuse, yo las pedí, yo las pagué, y yo las acompañé a su taxi. Obviamente el ahora esposo fue el que más disfruto.

Pero lo interesante fue cuando me di cuenta que las tenía que conseguir, y rápidamente llamé a casa de mis hermanos, en donde Milton contestó el teléfono y respondió cuando a media comida le preguntaron ¿qué quería Quack?: “un par de teiboleras lesbianas”.

1 Comments:

At 5:36 p. m., Blogger MaJaDeRiA said...

y no hay fotos de tan magno evento????

 

Publicar un comentario

<< Home