lunes, julio 4

El miedo

Todos hemos tenido miedo alguna vez. Y yo, el Pato de este blog, también lo he sentido (sin albur). Hoy no hablaré del miedo que le da a mi hermano saber que vino a este mundo solo para preparar a sus exnovias para el matrimonio.

Hablaremos del miedo que las niñas les causan a los pequeños renacuajos de entre 5 y 20 años (o más según sea el caso o pendejez).

Yo nunca me he considerado un ejemplo de lo que un hombre o en esos casos niño debería de tener; es más, si me trataba de ver a mi mismo como el personaje de una serie…

Si, adivinaron, yo hubiese dicho que era Screech, tal vez por el pelo rebelde y esponjado, o por el hecho de ser sumamente inseguro al momento de relacionarme con una niña que tuviera cierto atractivo para mi.

Así pasaron mis años de escuela; para la graduación del kinder, me tocó bailar con la niña que me gustaba, y este pequeño pato…. se puso a llorar, si, a llorar porque tenía que baila a huevo con la niña más hermosa (en ese momento para mi gusto) del planeta.

La historia continuo, y en 4° de primaria conocí a una niña, por la cual sentí atracción desde que la vi; (mi mejor amigo también la sintió hacia ella (otra vez sin albur)) y por alguna graciosada del destino, no fue sino una año después y solo porque todos mis amigos me obligaron… que le pedí que fuera mi novia. Recuerdo habérselo pedido sin siquiera mirarla y salir corriendo al recibir el si. Debimos haber durado muy poco, porque regresando de unas vacaciones me dijo que mejor ahí moría. Y mi pobre corazón de pato se rompió… por primera vez. No recuerdo haber llorado, pero recuerdo que lo más difícil fue acercarme a mi papá y decirle que ya no tenía novia. Mi padre, me llevó a cenar (él y yo solos) y me dijo que en la vida, cada una de las mujeres con las que estás te van formando, para que al final, seas una mejor persona para tu esposa. Al regresar a la casa, todo parecía más sencillo para mi.

Pasaron los años y uno que otro sinsabor hasta que nos volvimos a encontrar con otra fémina que me causó terror. Iba yo en el primer año de prepa, y ella en el último de secundaria. El destino tal vez no quería que estuviéramos juntos (o chance y si, pero nunca tuve los pantalones para acercarme a ella y decirle que me corazoncito palpitaba con más fuerza cada que se acercaba a saludarme).
“El miedo a romper el hielo con una niña es directamente proporcional a dos cosas: una el grado de belleza (mientras más guapa más miedo) y la otra el índice autoinducido de probabilidad de bateo (si, hay niñas que no tiene su estándar de belleza tan elevado como uno (léase a algunas les gustan medio federales))”.

7 Comments:

At 9:47 p. m., Blogger Will said...

I have no idea what you said but I love that show!

 
At 2:34 a. m., Blogger Tonio Corona said...

hahahaha this was by far the best comment that has been made in your blog german....
ni pex... asi es... yo soy uno de esos brutos que sufrio de terror... pero bueno.. ya esa historia esta vieja y gastada... pero bueno... a esa edad no sabias que un "no" no iba a terminar tu vida... yo creo que mas que nada eso era temor a ser rechazado...

 
At 9:50 a. m., Blogger Mex.Bad.Ass said...

ja...will se la mamo y concuerdo con toño, a mi no me da miedo decirle a una mujer que me gusta y que yo recuerde de pequeño nunca existio un NO esos vinieron cuando ya era mas grande pero no han sido muchos por lo tanto cuando existio la primera vez me puse mis moños y la mande a la fregada, y me dije : "Milton te mereces algo mejor"

 
At 8:07 p. m., Blogger Nightman said...

tienes razon, el miedo es algo que no podemos evitar pero si controlar, a mi tambien me ha pasado que no uqieres romper el hielo por rechazo u otra cosa parecida, y tambien cuando me decian que no, pero como todo hay que seguir adelante y superar los temores, ya que por un miedo no se va aacabar el mndo, pero uno no lo ve asi, hay que ser fuertes y ver como seguir adelante, ya que los corazones rotos tienen de alguna forma sanación, claro que no en todos lo casos,
y como dice un pensador
el ciego que vea y el queve será ciego. esto para mi aunque tengamos las cosas de frente no las vemos pero los que tiene el pnto de vista desde afuera la ven cont toda claridad, bueno eso pienso y me retiro, tengo que estudiar ja.

 
At 10:36 p. m., Blogger gil said...

Interesante tu teoría mi estimado amigo. Milton no seas mamón con eso de que nunca hubo nos...eras puto, es por eso!!! Jjejejeje...ya en serio, todos hemos pasado por eso, todos, si no, es que no han vivido cabrones, nada es perfecto ni de color rosa. Bien dijo el gran Sabio y Profeta Homero Simpson... "Bienvenido a botadero, población: Tu." Pero creo que mientras mas creces ese miedo va desapareciendo.

 
At 10:37 p. m., Blogger gil said...

Y concuerdo con Will...Saved By The Bell era la neta!!! Quien no recuerda haber soñado con ser Zack y besar a Kelly Kapowsky!!! Dammit!!! Sueños de adolescente de 14 años...

 
At 5:08 p. m., Blogger kikewaa said...

Yo digo que era muy pequeño como para tomarle importancia a un rechazo. La primera vez que me le declaré a una niña tenía 9 años, y con la misma situación que tú: obligado por mis amigos. La repsuesta fue clara: "¡NO!". Pero creo que ese evento fue uno de los más intrascendentes de mi vida. Así que mi temeroso cuñado... No le veo el por qué a tus alegatos de inseguridad para con las mujeres. Saludos.

 

Publicar un comentario

<< Home