jueves, octubre 27

Crónicas Malditas III

Ya llevábamos una semana en Colombia, y yo seguía comiendo solamente carne asada y pechugas asadas. No fui capaz de desayunar arepas ni un solo día. Con decirles que ni la Colombiana, ni el Postobón (refrescos nacionales) me gustaron. Solo comía cierto tipo de galletas de la Noel y punto final.

Esa mañana nos despertamos muy temprano y llegamos a la televisora. La mamá de Ed nos esperaba con Aby; la pequeña niña de apenas 11 ó 12 años estaba ya vestida de charra y lista para entonar algunas canciones. El conductor la presentó como una estrella mexicana y la pequeña se arranco; la sorpresa vino cuando nos dimos cuenta que Aby estaba cantando “te quedó grande la yegua”. No es que no nos gustara la canción, pero no creo que una niña de 11 años sepa exactamente de que trata esa canción. 1 melodía más y nos fuimos a un corte.

Le solicitaron a Aby cantar otra canción, pero esta vez la petición de la “supuesta” estrella fue que su mamá la cantara con ella. Lucy (la mamá) se negó rotundamente alegando que iba en fachas, como para salir en cadena nacional.

Esa misma tarde fuimos al centro y había una señorita colombiana vendiendo obleas gigantes (25 cm. de radio). Rápidamente pensé en las obleas con cajeta y pedí una. Ed y Jorge me dejaron acercarme y miraron como hacía mi pedido.

Quack: Una oblea por favor.
Vendedora: ¿Con arequipe?
Quack: No gracias, solo con cajeta.
Vendedora: ¿Cajeta? No se que sea eso, pero no tenemos, ¿le echo coco rayado o salsita sabor mango?
Quack: No gracias, me quedo con mi oblea al natural.

Ed y Jorge esperaron a que me terminara mi oblea y pidieron las suyas. En ese momento me di cuenta que tenían muchísima cajeta; enojado reclamé a la vendedora que a mi me había dicho que no tenía cajeta, a lo que me contestó: “pero si a las de ellos solo les eché arequipe”. Esa fue la sexta vez que quería algo y a los colombianos se les ocurría ponerle otro nombre.

Enojado me fui a la tiendita más cercana en busca de bombones. Pinches antojos que tenía por la simple razón de no haber comido nada. Ento a la tienda y solicito una bolsa de bombones. ¿Bombones? Eso, ¿qué es?... cansado de explicar que eran unas confituras pachoncitas y de que me miraran con cara de “colombiano que no entiende” (si, los colombianos son recagados cuando no entienden algo) y después de muchos “¿cómo así?” decidí preguntar si tenían “marshmallows”; a lo que una niña de 8 años dijo como quien adivina la película en el juego de “díganlo con mímica: “MASMELOS, EL MEXICANITO QUIERE MASMELOS”. Mi cerebro no daba lugar a semejante traducción barata. Pague los masmelos y me fui a la casa.

A los días fuimos a un parque de diversiones donde la atracción era darle de comer a los animales de la granja. Al inicio Ed compró bolsas de zanahoria para que Jorge y yo también nos divirtiéramos como enanos. Creo que esta de más decir que gracias a que nuestras manos apestaban a zanahorias, a mi me mordió una cabra y a Ed, por culero y solo darle de comer a los animales bonitos, lo escupió una llama.

Ese día llevaba alrededor de 24 horas sin tener una comida sólida y rica. Ya se acercaba la hora de irnos, y dije que no iba a esperarme a la hora de la cena, seguramente iban a hacer sancocho (una comida típica de Colombia que tiene plátano) y yo no estaba de humor como para sancocho o arepas. Me acerqué a la zona de comida y encontré un restaurante que vendía nuggets de pollo.

Hice mi pedido de 20 nuggets, a lo que la señorita me dijo que ya solo le quedaban 7. Sírvamelos y cóbrese. La señorita se acercó con mi plato de 7 nuggets, a los que tristemente les había echado encima MIEL DE ABEJA. Me cago, la primer comida que se me había antojado y la estúpida me la sirve ¿con MIEL?. Nuggets a la basura y solo me comí las papas a la francesa (gracias a Dios no se les ocurrió ponerle algo a esas, porque me hubiera quedado sin comer nada).

¿Ligaremos?, ¿entenderemos el significado bizarro del algo?, ¿habrán primas guapas y amigas lindas en el Parque Yeras?, ¿confundiremos un arbolito con un baño?, ¿encontraremos cerveza Indio en Medellín?... hasta mañana.

7 Comments:

At 12:39 p. m., Blogger gil said...

Jajajajajaja buena 3era. parte!!!
Me cago, "masmelos" o como???!!! Pinche madre con esas cosas!!! Y como que la cajeta se dice que??!!! La cajeta es la cajeta caño!!! Y así debía de ser aqui y en todo el pinche mundo, porque un mundo sin cajeta vale madres!!!
Arequipe...joder!!!
Esperemos la secuela!!!
Buen Post!!! Clap Clap!!!

 
At 1:57 p. m., Anonymous Paoli... said...

De vdd te estas llevando las palmas de oro con tus "Cronicas Malditas", de vdd ya no se a quien le ocurren mas tonterias, si al carnes o a ti!!! jaja
Y aprovechando, quiero agradecer a la familia Castaño Castañeda por haberse llevado a este intruso de vacaciones(osea a ti)con la unica finalidad de divertirnos a todos nosotros, porque tu, dudo que te hayas divertido con tantos dias sin comer!!! jajajajaja

 
At 6:13 p. m., Blogger Mex.Bad.Ass said...

muy buena trilogía!! no mames buenisimo lo de la niña de los masmelos!!! jajajajaj!

 
At 10:27 a. m., Anonymous el hombre mas guapo del mundo said...

Como que no sabes a quien le ocurren mas cosas paola?, bueno la verdad si esta perro esto, porque esta muy bueno este tercer capitulo, ya me imagino a la niñita, "yo se, yo se, yo se" jajaja, (tendre que aplicarme haciendo mas tonterias para recuperar a mis fans)

 
At 1:11 p. m., Anonymous Sandriux said...

Me encanto tu post, me imagine perfecto la cara de la vendedora cuando le preguntaste por la cajeta....y mas aun ,la tuya cuando a Ed Y a Jorge les dieron con arequipe y la tuya solita....ay que risa me da!
Ger me hiciste el dia jajaja
pero por favor sigue con tus cronicas,se que tienes mucho por contar.

 
At 10:55 a. m., Anonymous Brock Lesner said...

jajajajaja este relato si me gusto esta con madres.......esa es una de las otras razones por las que no voy a ir a colombia por que capas y adelgazo por aya de comer puro pinche pollo jajajajaja
quack ya escribe las cronicas macabras IV

 
At 10:32 p. m., Anonymous Anónimo said...

Y entonces, el hijo del hombre cayó, porque al arrogancia que su padre le enseñó a tener le habían separado de sus principios. Muerto y herido, se había dado cuenta que despreciar todo aquello que no conocía le habían hecho soldado del ejercito enemigo, así cayó, lleno de angustias y de sufrimiento, ignorando que el futuro es más que llorar y lamentarse por cosas que ni ha tenido que aguantar. Sin saber a donde habia llevado su extremo, había muerto, solo e indeciso, por culpa de su forma de pensar

 

Publicar un comentario

<< Home