jueves, septiembre 22

De bodas y hermanas

Todo comenzó con un: “De haber sabido que ibas a llegar tarde; le hubiera dicho a tu hermana que me acompañara.” Y después de eso supe que esa boda iba a ser pésima.

Mi hermana “LA MAYOR” siempre ha estado en contra de las relaciones familiares, odia todas las reuniones familiares, evitas las comidas, cenas, desayunos, fiestas, piñatas, eventos sociales y demás cosas en las que la familia esté inmiscuida. Con decirles que prefiere pasar una navidad sentada juntos a 5 kilos de pasta y 3 postres de mango (o fresas) con salsa de frambuesa, avellanas y nieve de vainilla; que ir a la cena familiar.

Sin más, recibí el regaño de Mamá y atravesé el salón. El primer pariente que saludé fue el padre del novio, mi tío Boby, el cual como siempre me saludó con un: “Hola cuñado, ¿y tu hermana?”, seguramente mi ceño se frunció y notó que no estaba de humor para dar pormenores de la ausencia de mi hermana en dicho evento social.

Pase mesa por mesa saludando a tíos, primos, sobrinos, amigos de la familia y amigos de la infancia y contestando una y otra vez con excusas sacadas de la manga las razones más creíbles para que mi hermana no fuera vista como la recluida y anti familiar persona que es.

Ya 5 wiskitos encima y había inventado que: mi hermana tenía que dar el grito en la notaría en la que trabaja, que había ido a cuidar a su novio enfermo, que le habían solicitado trabajar ese fin de semana, etc. Mientras mi hermana seguramente estaba en un antro media peda pasándosela mejor que yo, o dormida seguramente babeando alguna almohada que no le pertenece.

Todo iba bien hasta que llegué a la mesa donde estaba Papá; el cual tenía seguramente más wiskitos en la sangre que su pequeño pupilo. Mi padre me vio, miró a mi alrededor, cambió su expresión facial y dijo:

“Definitivamente, hubiera venido tu hermana y me hubiera divertido más.”

Yo entiendo que no me quieran ver, o que prefieran mil veces la compañía de mi hermana a la mía, pero por favor, dejen de preguntarme por mi hermanita; no vivo con ella, no cargo con ella, nunca la traigo en mi bolsa (aunque seguramente si cabría) y ella decide a que fiesta ir a cual no.

3 Comments:

At 10:45 p. m., Blogger Tonio Corona said...

jajajaja que gacho lau... con un carnal como este wey... lo bueno es que entre hermanos no hay envidias jajaja

 
At 10:45 p. m., Blogger Tonio Corona said...

oye ger.. por cierto... ya que no se esta conectando tu hermana... ahi le dices que le mando saludos jajaja

 
At 12:22 p. m., Anonymous el hombre mas guapo del mundo said...

Hey ger... luego me presentas a tu hermana, se ve que es mas divertida que tu

 

Publicar un comentario

<< Home