domingo, marzo 15

Vámonos a Houston

Olvidé imprimir la dirección; después de mi incidente con el equipo de migración canadiense debí haber aprendido a llevar esa información conmigo en todos mis viajes internacionales; pero desperté muy temprano y sin descansar correctamente (esta semana solamente dormí 8 horas en total). Ante el problema la solución inicial era marcar a la casa destino, pero nadie me contestó; marqué a los papás de Ponzo y tampoco; era una situación desesperada y tenía que despertar a un pobre para que ingresara a mi correo y me diera la información necesaria. Miré la lista de contactos del celular y sin afán de molestar en la madrugada de un sábado: desperté a mi prima.

Tardó 5 minutos en darme la información y se volvió a dormir; estero que no me odie por interrumpir sus horas de sueño.

Odio los vuelos cortos, no hay comida, no hay sistema de entretenimiento y lo peor… no hay una pantalla que me diga cómo se llama la ciudad sobra la que estamos volando (¿será Cd. Victoria?). Amo jugar a tratar de adivinar sobre qué estado, región, huso horario o ciudad estoy.

Hoy salí de vacaciones unos días; realmente me auto-invité a casa de Ponzo por una semana. Nueve años tuvieron que pasar para que al fin vaya a visitarlo y a conocer su nueva casa; y no fue por mala onda, la verdad siempre había una razón de peso para cancelar o cambiar el destino de mis viajes. Se que va a ser un buen anfitrión, yo lo he sido cuando el llega a mi casa (hasta he llegado a despertarme a las 7 a.m. para llevar a su invitada a las Pirámides de Teotihuacán (mientras él descansa).

Mi jefa no quiso/pudo despedirse de mí. Lo supe en el momento que regresábamos de mi comida de despedida; se enfiló al elevador, volteo y con el ojito al estilo Remi dijo: “No quiero”, me cerró un ojo y me mandó un beso. Creo que yo también hubiera llorado; lo se porque al escribirlo se me nubla un poco la mirada.

En cada etapa de nuestra vida encontramos personas que valen la pena. Mis amigos de U son muy especiales y se que son paratodalavida. Extrañaré los viajes a Pie de la Cuesta y nuestros bailes en el Pure (con todo y negociaciones para regresar después de pedir el coche al valet); las historias ligadoras de un Canta-bar; y la frase célebre: “somos financieros de U” (Vargas dixit), seguida de un inmediato home run por las niñas; y qué decir de las noches de Rock Band, de Mario Kart, de dominó y sequence. Salí de ahí con una caja llena de historias y una vaca embarazada de buenos deseos.

La Rocker contestó mi correo de despedida; no lo esperaba. Mi último jefe también lo hizo al más puro estilo… Llegué a Houston, y también olvidé el teléfono de Ponzo… definitivamente visitar a los amigos no es lo mío… Migra 2 – Quack 0.

1 Comments:

At 8:45 a. m., Anonymous princesa Paoli said...

hasta rara me siento de poner un comentario aqui creo que despues de... 2 a;os? rayos germaaaaann!!! ahora ya hasta llevo un a;o casada... (bueno casi, lo cumplo creo que en 2 semanas) Como pasa la vida y tuuuu no me vienes a ver a alemania, pero al to;o si lo visitas en houston vdd!!!!!

 

Publicar un comentario

<< Home